Una empresa argentina diseña desde 1912 muebles de cocina, placares y vestidores a medida de máxima calidad.

Mario llegó de Ucrania en 1905 y en 1912 empezó a vender camas y colchones hechos a mano. Fabricaba para él y trabajaba en otra firma para mejorar el oficio. Luego su hijo, también llamado Mario, se especializó en placares y vestidores estandarizados y a medida. Cuando Carlos, -ya tercera generación-, se incorporó a la empresa, incluyeron más propuestas y expandieron el negocio, que cuenta con seis locales. Hoy diMario es una empresa familiar en la que además de Carlos, trabaja su hija Priscila, arquitecta, con quien lideran un equipo de diseñadores y carpinteros. “Nuestra misión es dar un servicio de calidad, tanto de preventa como de postventa, y fabricar muebles funcionales y duraderos. Y eso es posible gracias a que realizamos todo a medida y de forma personalizada, a domicilio”, señala Priscila. Eso incluye la visita a la obra para estudiar el espacio y sus necesidades, tomar medidas, y mostrar distintas opciones de materiales y estéticas, desde laminado, laqueado y termoformado hasta rauvisio y lamigloss, todos en una variedad de texturas, colores, acabados y formas: mate, brillante, liso, con moldura, línea vintage, country, simil madera. Luego se elaboran planos y diseño en 3D, antes del envío y la colocación. Los productos pueden verse personalmente en el showroom de Avenida Libertador 5824, de lunes a viernes de 11 a 19 y sábados de 11 a 16

Esta nota fue publicada en la D&D Edición Diciembre 2022 escrita por Pablo Saez.

Abrir chat